¿HA PERDIDO APPLE LA MAGIA?.

Aun a pesar de que Apple ha superado con éxito la desaparición de Jobs, su ausencia se hace cada vez más evidente.

Steve Jobs dejó huérfana a la marca de la manzana hace unos cinco años. Cinco años en los que todo el mundo ha observado muy de cerca los primeros síntomas de su ausencia, generalmente en forma de fracasos. Pero lo cierto es que lejos de fracasar, Apple no solo no ha ganado ingentes cantidades de dinero sino que también sus acciones han subido en bolsa hasta convertirse en la empresa más valorada del mundo. Podría decirse que económicamente les ha ido mejor que con Jobs.

Pero no todo se mide en dinero y ventas. La keynote de hace unos días puso de manifiesto detalles muy importantes relacionados con la verdadera esencia de Apple. Concretamente confirmó los síntomas que ya se habían dejado ver tímidamente en anteriores presentaciones: el campo de distorsión de la realidad de Steve Jobs -que servía para entusiasmar con cada nuevo producto- parece que ha dejado definitivamente de existir.

Varios son los detalles que podrían certificar que la desaparición de Jobs ha sido superada por una nueva forma de hacer las cosas. La primera y más evidente la existencia del iPhone SE como concesión hacia un mercado intermedio. No solo estamos hablando de que Apple ha cedido ante la necesidad de seguir creciendo en ventas, además lo ha hecho de una forma extraña: repitiendo un diseño viejo. Algo que, como dirían los abuelos del lugar, con Jobs no pasaba. Y es que el diseño siempre ha sido una pieza clave en Apple y el iPhone SE chirría en ese sentido.

El segundo síntoma es reciente uso del puntero en las tabletas de Apple, elemento totalmente descartado Jobs que abogaba por la simplicidad dactilar. No es que Apple no haya rectificado decenas de veces sus conceptos iniciales, y de hecho la inclusión de un puntero siempre es bienvenida. Pero por encima de eso, el significado de aceptar este elemento, es que Apple ha superado a Jobs. El iPad Pro fue un experimento, pero la expansión del Pencil es un hecho consumado.

Otro indicio, pocas veces visto antes, es la rebaja del precio del Apple Watch. Rara vez Apple había ajustado el precio de un producto recién lanzado (recordemos que tiene menos de un año en el mercado) y eso pese a que todos los medios aseguran que las cifras de venta son buenas. Ocurrió también con el iPhone 5c que recibió adicionalmente un importante apoyo publicitario. Esta rebaja significa sin duda que necesitan impulsar las ventas de este dispositivo, por eso además la rebaja es solo en el modelo básico. Y eso por no recordar el fiasco del sistema de preventa que ocurrió en su lanzamiento y que enfadó mucho a sus fieles compradores.

Ya no hay un “one more thing“, ni hay nuevos productos realmente visionarios, ni hay nuevas tecnologías que impulsen a salir corriendo a comprar el nuevo gadget. Ni siquiera el público asistente a las keynote se emocionó con las novedades, porque en cada nueva keynote es más difícil sorprenderse, en buena medida a causa de las filtraciones.

Pese a todo lo descrito, Apple sigue fabricando excelentes dispositivos y tienen una visión de producto única en el sector tecnológico. Los gadgets presentados en la última keynote refuerzan la línea de Apple. Simplemente, la muerte de Jobs dejó algo de magia en el ambiente, una magia que parece haber desaparecido. Apple y Tim Cook han sabido superar esta pérdida en lo económico, pero no tanto en lo emocional. El reto era realmente muy complicado.

No hay comentarios.

Deja un comentario