La compañía de la manzana se ha saltado su propio guión y por primera vez en su historia ha lanzado un iPhone secundario 6 meses después de la última presentación del iPhone 6S. La última vez que realizó algo similar fue con la presentación del iPhone 5C que fue compartida junto al iPhone 5S.

El nuevo dispositivo móvil de la marca de cupertino, el iPhone SE (Especial Edición) vuelva a la pantalla de 4 pulgadas y al diseño de 2012 y 2013 que tan buen resultado le dio en el pasado, y para ello se ha apoyado en los 30 millones de iPhone de 4 pulgadas vendidos en el último trimestre.

El nuevo modelo estéticamente es un iPhone 5s con bordes más curvos y suaves con un tono mate. Estará disponible en 4 colores: gris espacial, plata, dorada y oro rosa, además nos brinda la posibilidad de usar live photos aunque no tiene pantalla con 3D Touch. La forma de mostrarlas en vivo será mediante una pulsación larga. Tampoco tendrá la posibilidad de los iPhone 6s para simular un flash frontal gracias a una pantalla que se ilumina calculando el brillo y el balance de blancos según la iluminación y el tipo de imagen que tenga delante. También dispone de Touch ID, aunque Apple no ha especificado si será con el sensor de primera generación (presente hasta en los iPhone 6 y en el iPad Pro) o de segunda generación, con el que cuentan los iPhone 6s.

Las capacidades disponibles son de 16 y 64 GB, esperemos que en septiembre el iPhone SE pase a la historia como el último iPhone con 16 GB. Los precios, 399 dólares para 16 GB, 499 dólares para 64 GB. Reemplaza al iPhone 5s en las tiendas, ya que este modelo, de 2013, aún seguía vendiéndose como la opción más barata para estrenar un terminal de Apple. Se mantiene el procesador A9 y el coprocesador M9, es decir, la misma potencia que en el 6s. La GPU, según Apple, es tres veces más rápida que la del iPhone 5s, y la CPU es el doble de rápida que en este modelo. Por otro lado, se mantiene también la característica de Siri activable sin tener que pulsar el botón home, sino usando directamente con la voz.

La cámara dispone de 12 megapíxeles, con flash true-tone, la misma que la del 6s. También permite la posibilidad de realizar grabaciones de vídeo en 4K. Otro aspecto interesante es la batería, que según Apple tiene mucha más autonomía que en el iPhone 5s, algo que habrá que ver con el uso pero que sería sin duda lo mejor de este terminal, que dado su tamaño tiene en la batería su principal incógnita.